SIN APENAS DARME CUENTA CAÍ EN LA AGORAFOBIA