¿CUÁNDO DEBEMOS INICIAR UNA TERAPIA PSICOLÓGICA?