EL MIEDO, ¿NOS ACTIVA O NOS PARALIZA?