¿HAY OPINIONES EQUIVOCADAS O TODAS SON ACERTADAS? UN CASO DE PADRES E HIJOS, MIEDOS O FOBIAS Y TRISTEZA (II)