LAS RUPTURAS DE PAREJA DEL DÍA DE SAN VALENTÍN: LA PRESIÓN DE SER AMADO