MITOS ACERCA DE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS QUE NOS CREEMOS