EL SÍNDROME DEL EMPERADOR O EL NIÑO TIRANO