Contacta Ahora


Terapia de pareja en Madrid


Conflicto previo a la terapia de pareja


Respecto a la terapia de pareja, es habitual encontrarnos con parejas que argumentan "haber hecho de todo" para salvar su relación. Es muchos casos, cuando llegan a la consulta, su relación está muy dañada y buscan su "última oportunidad".

terapia de pareja en Madrid en Psicoadapta
 "Cuando uno apoya y anima a su compañero en la vida, se ayuda a sí mismo"

A nivel psicológico nos consta que la relación de pareja puede constituirse tanto en una fuente de salud y bienestar como en origen de conflictos y malestar. Son muchas las teorías e hipótesis que intentan revelar las bases de los conflictos propios de una relación de pareja. Desde la orientación cognitivo conductual se perfilan las siguientes premisas:

  • Un reducido intercambio de gratificaciones (en todas sus formas de expresión: material, verbal, expresiones físicas de afecto, dedicación de tiempo, ... ) explica la aparición de malestar e insatisfacción dentro de la pareja. Se dan casos en los que sí existe un intercambio de gratificaciones pero no de forma recíproca entre ambos.
  • Una capacidad reducida para resolver problemas y conseguir cambios deseados en el otro miembro de la pareja. Las discusiones cada vez más negativas terminan por hacer que la comprensión del uno hacia el otro desaparezca, así como la pérdida de apoyo entre ambos.
  • La insatisfacción de la pareja es reflejo también muchas veces de pensamientos e interpretaciones erróneas y globales sobre el comportamiento, las actitudes y las intenciones del otro miembro. Creer saber lo que el otro piensa o adivinar el futuro, así como otro tipo de interpretaciones carentes de sentido u objetividad, hace que ambos actúen bajo la influencia de sus interpretaciones y no de la realidad.
  • La atención continua y selectiva hacia los aspectos negativos del otro son fuente de insatisfacción importante, pues se centran en estos aspectos y los positivos pasan desapercibidos.
  • Las expectativas negativas que la pareja genera sobre el otro con respecto a sus cambios, e incluso a una personalidad estable e invariable, no cambiante, terminan por perder todo tipo de ilusión o motivación hacia un cambio.

Proceso de evaluación de la terapia


El proceso de evaluación constituye uno de los momentos más importantes en la terapia, pues determinará el tratamiento a escoger. Para ello, se realizarán sesiones donde ambos miembros participen de forma conjunta, y en otras ocasiones ofreceremos un espacio donde a nivel individual cada miembro pueda ofrecer su punto de vista sin temor a ser juzgado o dañar al otro.

Terapia de pareja, ¿merece la pena salvar mi relación de pareja?

Como aspectos fundamentales para el buen conocimiento de la dinámica de la pareja está el evaluar entre otros aspectos los siguientes:

  • descripción de los problemas concretos que sufre la pareja
  • posibles problemas o patologías de cada miembro
  • erosión de los aspectos positivos de la pareja
  • valoración del grado de comunicación de la pareja
  • habilidades de negociación y de solución de problemas
  • estrategias utilizadas con anterioridad para la resolución de sus conflictos

Tratamiento de la terapia de pareja


Para alcanzar la mejora de la relación, los objetivos generales que se proponen en la terapia de pareja irían destinados a potenciar el intercambio positivo para que ambos expresen sus deseos, que incrementen la gama de actividades y formas de expresar los sentimientos al otro y de que se cuiden mutuamente; aprender a manejar adecuadamente los momentos de enfado y hostilidad; introducir cambios en el estilo de comunicación presente en la relación; aprender o mejorar las habilidades relacionadas con la expresión de emociones positivas y negativas y por supuesto, el aprendizaje de estrategias de solución de problemas y negociación para mejorar el afrontamiento de los conflictos, por otro lado normales en cualquier relación.

La terapia de pareja no está concebida únicamente para mantener la unión entre dos personas sino que en algunos casos, y como resultado de la intervención terapéutica, ambos pueden llegar a la conclusión de que la vía adecuada para su bienestar es la ruptura. Para nuestros psicólogos ayudarles y acompañarles en esta fase forma parte también de nuestra terapia de pareja en Madrid.

Preguntas frecuentes respecto a la terapia de pareja


A continuación comentamos algunas de las cuestiones que más nos suelen preguntar antes de comenzar la terapia.

- ¿Cuánto dura una terapia de pareja?


Son muchas las parejas que nos preguntan sobre la duración de la terapia, pero es difícil de pronosticar pues cada caso es único y el tratamiento no depende de variables estáticas. Nosotros, en la primera evaluación, intentamos poder aportar un plan de tratamiento, así como ajustarnos a las posibilidades y disponibilidad de los pacientes para que, en mayor o menor medida, puedan valorar como sería el tratamiento. Aun así, factores como la motivación, dificultad en la adquisición de nuevos recursos, posibles problemas psicológicos existentes, etc. hacen muy difícil poder contestar a esta pregunta.

En cualquier caso nuestra terapia (terapia cognitivo conductual) es de las llamadas terapias medias o breves y es muy eficaz para solucionar los problemas en parejas motivadas para resolverlos. Más información sobre la terapia y sus fases aquí.

- ¿Puedo hacer terapia de pareja sin mi pareja (no quiere venir a terapia)?


En principio no existe inconveniente. Nosotros recomendamos realizar una primera evaluación donde poder valorar qué es lo que sí, o no, puedes conseguir sin su participación. A pesar de ello siempre partimos de la premisa de que los cambios en uno de los miembros de la pareja (por ejemplo el que acude a terapia) suelen repercutir en el otro. Por ello, todo en lo que uno a nivel individual pueda mejorar y avanzar influirá en el otro, lo que aumentará las probabilidades de cambio de la pareja.

Si tu pareja no quiere acudir a terapia, pero tú te sientes mal en la relación, al fin y al cabo, te encuentras mal contigo mismo/a. Poder modificar eso ya será un éxito que te permitirá evaluar la situación de pareja desde otro prisma, así como la tuya como ser individual.

Indudablemente la participación de la pareja enriquece la terapia, en especial, si se pretenden alcanzar determinados objetivos. Es por eso por lo que debemos evaluar cuáles son los problemas de la pareja y qué medios son necesarios para conseguir el éxito en la misma.

Es bastante frecuente que cuando uno de los dos acude a terapia, el otro se anime a venir al ver los cambios que se están produciendo.

- Él o Ella se quiere separar. Para el otro/a, ¿esto es terapia individual o de pareja?



Cuando uno de los miembros desea separarse, la terapia suele adquirir un papel individual. En un inicio, cuando alguno de los dos muestra dudas respecto a seguir junto a su pareja, esa duda debe ser aclarada antes de iniciar cualquier proceso o tratamiento en conjunto. Con dudas sobre el sentimiento que se tiene hacia el otro, se hace muy complicado realizar una terapia "de a dos", pues hasta que la persona no aclara a nivel individual lo que siente, es bastante probable que no encuentre la motivación suficiente para trabajar en pareja.

Esto no quiere decir que, debido a las dificultades que este tipo de situaciones arrastran -pues por norma general hay un gran desgaste emocional, así como un sufrimiento difícil de manejar-, no se puedan combinar determinadas sesiones individuales con otras de pareja. Pero en este caso, es necesario evaluar el por qué de las mismas y qué pueden aportar para el avance de la terapia.

- Separados que vuelven, ¿cómo es la terapia para apoyar el "retomar la relación"?



Por norma general esta terapia se suele demandar cuando la pareja entiende que quiere seguir unida, pero reconoce que existen causas de importancia que hacen que la estabilidad peligre.

En estos casos la terapia va dirigida a evaluar de manera exhaustiva las causas y /o razones que llevaron a la relación al declive, así como las secuelas que han quedado tras tiempos de conflicto.

El odio, la rabia, el rencor, las críticas, etc. son solo algunos de los sentimientos que deben ser trabajados con el fin de que no influyan en la buena evolución de la pareja. La vuelta a una relación no siempre es fácil; en estos casos ayudamos a que cada uno de sus miembros sane sus heridas emocionales, para así poder estar de una manera más saludable en la relación.

Para conseguir todo esto se marcarán unos objetivos que no siempre tienen que ir dirigidos a la pareja, ya que es bastante frecuente que sea cada uno de los miembros quien que deba trabajar determinadas áreas de su persona para que éstas confluyan de manera positiva en la pareja.

- Problemas sexuales en la pareja, ¿terapia de pareja y/o terapia sexual?


Los problemas sexuales pueden ser tratados tanto a nivel individual como en pareja. En un primer momento realizamos una evaluación con la persona afectada respecto al problema. En ocasiones su pareja puede aportar datos que son de ayuda. Los trastornos sexuales, en su gran mayoría, se dan por causas psicológicas pero, a pesar de ello, siempre es positivo descartar causas médicas.

Además de lo sexual también se evalúan posibles problemas de pareja que puedan influir en las relaciones sexuales, como resentimiento, hostilidad, apatía o conflictos sin resolver entre ambos. En función del tipo de problema sexual se realizan una serie de pautas para intervenir en el problema concreto.

- Problemas de pareja donde uno de ellos tiene problemas de agresividad


La persona con problemas de agresividad puede acudir tanto con su pareja como sin ella. Si acuden ambos existirá una información más amplia sobre el problema, así como la visión de quien frecuentemente es el receptor de esta agresividad. La ausencia de éste no empobrece la terapia. Es frecuente poder contar con el apoyo del miembro no agresivo de la pareja en alguna sesión, pero el tratamiento está más focalizado en lo individual (terapia individual).

La agresividad puede surgir solo en el seno familiar o ampliarse a otras áreas, por ello es importante realizar una evaluación específica del problema de agresividad para poder analizar las causas, los mantenedores de estos comportamientos, así como poder evaluar cómo la persona interpreta las situaciones de su día a día. La valoración que hace la persona "de aquello que vive" es clave para desarrollar un comportamiento agresivo, de ahí la importancia de una buena valoración.

También se hará un trabajo encaminado a la mejora de la relación de pareja en sí misma. Es por ello por lo que quizás trabajar con el miembro de la pareja no agresivo se pueda hacer necesario para poder dar pautas de como afrontar los comportamientos del otro.




artículos de psicologíaAlgunos artículos relacionados:
            ¿Por qué nos unimos en pareja?