Contacta Ahora


Tratamiento Fobias


Las fobias son trastornos de ansiedad con entidad suficiente como para dedicarle un apartado específico. En general, la fobia consiste en la aparición de síntomas de ansiedad y una experiencia subjetiva de temor ante algún estímulo o situación específica. La respuesta de miedo que aparece es irracional teniendo en cuenta el tipo de situación o estímulo que lo genera. Ante la presencia de estos síntomas la persona suele poner en marcha conductas de evitación. Estas conductas tienen el objetivo de evitar exponerse a las situaciones o estímulos que le producen dicha ansiedad o temor de tal forma que se va viendo más incapaz para afrontarlas. En las siguientes ocasiones en las que se pudiera ver expuesta al origen de su temor, su ansiedad se puede ver incrementada.

fobia social y fobia especifica

Según el tipo de estímulo o situación a la que se tema encontramos:
  • Fobia social

      [ver detalle]
    cuando se trata de un miedo persistente y acusado a situaciones o actuaciones en público por temor a que resulten embarazosas, a que su ejecución no sea la adecuada y a lo que puedan pensar los demás de ellos. En muchos casos, las personas que padecen fobia social suelen presentar déficits en habilidades sociales. A esta problemática en concreto se le dedica un apartado diferente en nuestra página web.
  • Fobia específica

      [ver detalle]
    en el caso de que el temor excesivo e irracional venga desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específica (por ejemplo, espacios abiertos, volar, animales, visión de la sangre, conducir).
En ambos casos, la situación fóbica se evita o, si la persona se expone a ella, lo hace a costa de experimentar un intenso malestar. Además estos síntomas le interfieren acusadamente en su rutina o le causan un malestar importante.

Tratamiento Fobias Adultos en Madrid


El abordaje de este tipo de problemáticas es similar al detallado para los trastornos de ansiedad con la particularidad de que la técnica de exposición cobra mayor relevancia. Esta técnica, que se ha mostrado eficaz para el tratamiento de las fobias, consiste en exponer al paciente, una vez que se la ha dotado de estrategias para el control de la ansiedad o se le ha entrenado en habilidades sociales según el caso, a las situaciones u objetos temidos de forma pausada y controlada, de tal forma que dichos estímulos van reduciendo su capacidad para generar ansiedad y temor en la persona. Para llevar a cabo esta técnica es muy importante la colaboración mutua entre el psicólogo y el paciente; nunca se dará ningún paso en la exposición para el que el paciente no esté preparado y éste, poco a poco, se irá sintiendo más seguro para ir avanzando en los distintos pasos de la técnica.