Contacta Ahora


Trastornos del sueño


El sueño consiste en un estado de reposo generalizado que se contrapone al estado de vigilia y que se caracteriza por unos bajos niveles de actividad fisiológica y por una reducida respuesta a los estímulos externos. Cumple funciones importantes en las personas como pueden ser la consolidación de la memoria reciente, la recuperación de los niveles de energía, la regeneración de circuitos neuronales y es esencial para el mantenimiento de la vida.

Invertimos en el sueño un tercio de nuestra vida y de no ser así puede que estemos ante alguna problemática que lleva a ocasionar grandes interferencias en la vida de la persona.

Por supuesto, la respuesta de la persona a una situación o acontecimiento estresante puede contribuir a originar o mantener un trastorno del sueño. De hecho, la ansiedad suele estar presente en la mayoría de los pacientes que tienen dificultades para conciliar el sueño y los síntomas depresivos son frecuentes en personas con insomnio de conciliación y las dificultades para mantener el sueño.

Por otro lado, en la población de edad avanzada, los cambios producidos en su ciclo de vigilia-sueño se encuentran asociados a las habituales patologías crónicas y también originan frecuentes quejas relacionadas con trastornos del sueño.

Los hábitos irregulares de sueño pueden ser una causa determinante de algunos trastornos del sueño. Los hábitos alimenticios también influyen, principalmente con los relacionados con el consumo de determinadas bebidas con cafeína o teína o la ingesta de grandes cantidades de comida al finalizar el día.

No debe olvidarse tampoco el efecto que el padecimiento de determinadas enfermedades físicas como el hipotiroidismo o la presencia de dolor tienen sobre el sueño, así como la ingesta de determinados fármacos como por ejemplo algunos antidepresivos, los corticoides o los betaestimulantes.

insomnio, pesadillas, apnea del sueño

Cuando nos referimos a trastornos del sueño nos estamos refiriendo en el fondo a un amplio grupo de trastornos que tienen en común una alteración en el desarrollo normal del ciclo sueño-vigilia. Los trastornos del sueño más frecuentes son los siguientes:
  • Insomnio

      [ver detalle]
    cuyo síntoma principal es la dificultad reiterada para iniciar o mantener el sueño o bien la ausencia de un sueño reparador, junto con la subsecuente fatiga diurna.
  • Hipersomnia

      [ver detalle]
    en este caso, el motivo de consulta es la presencia de una somnolencia excesiva que se puede manifestar por episodios prolongados de sueño durante la noche o bien durante el día.
  • Trastorno del sueño relacionado con la respiración

      [ver detalle]
    la presencia de este trastorno ocasiona una desestructuración del sueño que provoca una somnolencia excesiva o insomnio como consecuencia de una patología respiratoria (por ejemplo la apnea o interrupción de la respiración durante al menos diez segundos).
  • Trastorno del ritmo circadiano

      [ver detalle]
    la característica principal de este trastorno es la presencia persistente de una patrón de sueño desestructurado que obedece a una mala sincronización entre el ritmo sueño-vigila y las exigencias de la rutina diaria. Suele ser frecuente en las personas que sufren cambios de turno de trabajo o que realizan repetidos viajes a zonas con diferente huso horario.
  • Pesadillas

      [ver detalle]
    suponen sueños terroríficos, prolongados, cuyo contenido suele centrarse en algún tipo de amenaza para la persona y que ocasionan despertares repetidos con un recuerdo vívido de lo soñado. Al despertarse, la persona alcanza rápidamente un estado adecuado de orientación y claridad.
  • Terrores nocturnos

      [ver detalle]
    en este caso se presentan episodios recurrentes de despertares durante la noche y que se inician con un grito de angustia. Aparece miedo en ese despertar junto con otros síntomas como taquicardia y sudoración. Los intentos por tranquilizar a la persona en un episodio de terrores nocturnos no surten gran efecto y además no recuerda lo acontecido durante la noche por el estado confusional en el que se encuentra.
En otras ocasiones, muchas de las dificultades observadas en el área del sueño tienen que ver con la presencia de algún trastorno psicológico como un trastorno depresivo o de ansiedad o aparecen como secundarias a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica.

La presencia de cualquiera de estos trastornos ocasiona un malestar intenso en la vida normal de la persona ocasionando dificultades en su área laboral, social u otras.

Tratamiento trastornos del sueño en Madrid


Durante la fase de evaluación, es importante:
  • Discriminar qué tipo de problemática está presente.
  • Descubrir los factores que contribuyen al mismo mediante el estudio de los hábitos de sueño y de los hábitos generales de la persona; si es posible, hay que obtener información de las personas que presencien habitualmente el sueño del paciente.
  • Solicitar información sobre la existencia de posibles acontecimientos estresantes recientes.
  • Conocer si el paciente está haciendo uso de algún fármaco o sustancia y si está padeciendo alguna enfermedad física o trastorno psicológico de base.
En nuestro Centro de psicología de Madrid, el abordaje terapéutico de este tipo de problemas vendrá caracterizado en líneas generales por el empleo de medidas educativas y de higiene del sueño, es decir, corregir las circunstancias que originan o mantienen las dificultades en el sueño a través del establecimiento de unos hábitos y condiciones adecuadas que ayuden al paciente a retornar a la cantidad de sueño necesaria. También será conveniente descartar la presencia de alguna patología de base. En algunos casos, será necesaria la derivación al psiquiatra para prescripción farmacológica o bien a una unidad especializada cuando se sospeche de algún trastorno tipo apnea del sueño.