Contacta Ahora


Trastornos del sueño infantil


El sueño consiste en un proceso fisiológico en el que aparece una intensa actividad cerebral y una reducida reactividad ante los estímulos externos del ambiente. Si al tratar este tema respecto a la población adulta nos referíamos a él como fuente de funciones importantes y necesarias para la vida, en el caso de los niños aún cobra mayor relevancia si cabe, puesto que este estado de reposo absoluto les brinda las condiciones necesarias para la maduración física y psicológica.

La presencia de síntomas tales como la hiperactividad, la falta de concentración, un estado de irritabilidad o cambios bruscos de humor nos deben poner en alerta sobre la presencia de posibles dificultades en el sueño.

Detrás de este tipo de problemas encontramos distintos factores en función de la edad del menor:

  • Determinadas reacciones de los padres ante el comportamiento del niño, las rutinas asociadas al dormir o la involucración excesiva en el sueño del menor, pueden estar explicando la aparición de trastornos del sueño en niños menores de dos años.
  • En niños en edad escolar, encontramos que la falta de una rutina estable asociada al momento de irse a la cama, siestas prolongadas o el agotamiento físico o psicológico pueden explicar la aparición de problemas vinculados al sueño en esta etapa.
  • Una importante reducción de las horas dedicadas al sueño y hábitos inadecuados suelen ser factores presentes en los problemas de sueño que ocurren durante la adolescencia.

Los trastornos del sueño más frecuentes en estas etapas son los siguientes:
  • Sonambulismo

      [ver detalle]
    supone la presencia reiterada de episodios de deambulación durante la noche con falta de reacción a estímulos externos en los que la persona se levanta de la cama y empieza a andar por la casa. Tras el episodio de sonambulismo puede aparecer cierto estado de confusión que se sigue de una recuperación plena de funciones. Para establecer este diagnóstico se requiere que como consecuencia de estos episodios haya un malestar intenso o interferencia en la vida de la persona
  • Terrores nocturnos

      [ver detalle]
    la característica esencia de este trastorno es la aparición repetida de despertares bruscos con miedo intenso durante los cuales no responde a intentos de tranquilización. Posteriormente, suele aparecer un estado confusional y no se presenta recuerdo de lo ocurrido.

  • Pesadillas

      [ver detalle]
    presencia repetida de sueños terroríficos que despiertan al niño o adolescente. Al despertar, es capaz de describir el sueño tenido que en general consiste en la vivencia de algún tipo de peligro. Si como consecuencia de las pesadillas aparecen frecuentes despertares nocturnos o el menor evita dormir por miedo a que aparezcan las pesadillas, puede darse somnolencia afectando con ello otras áreas de la persona y generando otros síntomas psicológicos.
  • Insomnio

      [ver detalle]
    es la dificultad para iniciar o mantener el sueño o bien tener la sensación de no haber descansado durante la noche. En los menores suele estar relacionado con hábitos y dietas inadecuadas, un ambiente familiar problemático o con errores en las pautas educativas. En la etapa adolescente el insomnio aparece vinculado a la ansiedad secundaria a problemas o situaciones estresantes.
  • Bruxismo

      [ver detalle]
    trastorno producido por la presencia de movimientos bruscos de la boca en los que se rechina o se aprieta los dientes de forma intensa durante el sueño. Suele estar vinculado con el estrés.

  • Los distintos trastornos del sueño también pueden aparecer como consecuencia de la existencia de un problema psicológico previo.

El abordaje adecuado de estos trastornos pasará necesariamente en líneas generales por el establecimiento de medidas de higiene del sueño, facilitando información adecuada a los padres sobre las pautas a seguir y poniendo en marcha las estrategias necesarias para el establecimiento y mantenimiento de dichos cambios, así como de las dificultades que puedan surgir.