Contacta Ahora


Trastornos de alimentación


Los trastornos de alimentación son aquellos que se caracterizan por alteraciones graves en la conducta alimentaria, concretadas en una preocupación intensa por engordar, una percepción distorsionada de la imagen corporal y una serie de comportamientos y rutinas inadecuadas en torno a la ingesta de alimentos. Las consecuencias a nivel físico, psicológico y social del trastorno son a la vez factores que ayudan a perpetuar el problema.

En las últimas cuatro décadas venimos asistiendo a un cambio, ya más que instaurado, en la concepción de ideal de belleza que prima la delgadez. En nuestra cultura además está considerado como sinónimo de éxito y autocontrol. Junto a estos factores socioculturales, se pueden presentar una serie de variables de vulnerabilidad individuales como pueden ser la baja autoestima, hábitos alimentarios poco regulares, la tendencia al perfeccionismo, excesiva rigidez o el encontrarse en la etapa adolescente. Una vez dada esta situación en la que se conjugan distintas influencias, se puede presentar algún acontecimiento vital estresante como pueden serlo las críticas respecto al peso o un conflicto interpersonal que condicionan a la persona lo suficiente para decidir que debe perder peso y restringir la dieta. Estos trastornos alimentarios suponen a día de hoy un problema de salud que afecta a la población más joven, principalmente a la población femenina. No obstante y de forma progresiva se viene observando una mayor frecuencia de inicios en la edad adulta e infantil.

Existen dos tipos principales de trastornos de alimentación:
  • La Anorexia Nerviosa

      [ver detalle]
    la anorexia se caracteriza por la presencia de un deseo intenso por estar delgado junto con la realización de una dieta restrictiva estricta para alcanzar dicho objetivo y de conductas compensatorias para contrarrestar el efecto de la ingesta de alimentos como pueden ser el realizar ejercicio físico intenso o la inducción del vómito. La práctica de estos métodos lleva a las personas con anorexia nerviosa a una pérdida importante de peso, pese a la cual mantienen las restricciones alimentarias debido a la distorsión de la imagen corporal que presentan y su miedo intenso por engordar.

  • La Bulimia Nerviosa

      [ver detalle]
    en la bulimia, el síntoma más importante es la presencia de atracones. Éstos constituyen episodios de una ingesta voraz e incontrolada de una gran cantidad de comida en un reducido espacio de tiempo. Afectadas por estas ingestas descontroladas, las personas que padecen este trastorno llevan a cabo posteriormente conductas compensatorias que en la mayoría de los casos se realizan en forma de vómitos autoinducidos. Al igual que en el caso de la anorexia, también presentan un miedo intenso a engordar y pueden presentar también distorsión de la imagen corporal, pero en este caso no tiene por qué haber una alteración del peso, de hecho es más probable que presenten un peso normal o sobrepeso.

Tratamiento Anorexia y Bulimia


En el abordaje de este tipo de problemáticas los pasos generales que abordamos en nuestra clínica de Madrid, y que se han mostrado como objetivos bien establecidos en su tratamiento, son los siguientes:

  • Mejorar la comprensión del problema por parte del paciente para incrementar la conciencia de enfermedad y favorecer su adherencia y preparación al tratamiento.
  • Establecer un control adecuado del peso y en caso de que sea necesario restaurar el peso a un nivel saludable (en los casos más graves puede requerir hospitalización).
  • Conseguir el apoyo familiar y proporcionar asesoramiento a la familia.
  • Facilitar información correctiva sobre las consecuencias negativas de las dietas y de las conductas purgativas.
  • Entrenamiento en distintas técnicas con el objetivo de reducir la frecuencia de los atracones en el caso de la bulimia nerviosa.
  • Instauración de una dieta adecuada y saludable, eliminando la restricción alimentaria y modificando las actitudes respecto a la comida y al propio cuerpo.
  • Eliminación de la distorsión en la imagen corporal.
Es probable además, teniendo en cuenta los factores de vulnerabilidad que presentan estos pacientes, que se tengan que abordar otros problemas como la baja autoestima o el perfeccionismo. Otro punto importante al final del abordaje terapéutico es la prevención de recaídas a través de la identificación de situaciones de riesgo futuras y la preparación de afrontamiento a las mismas. Además, en todo momento, se muestra como imprescindible una actitud empática por parte del terapeuta de cara a que la persona se sienta comprendida en sus dificultades y se tengan en cuenta sus temores a la par que se trabaja por superarlos. Otras problemáticas importantes que también afectan al área de la alimentación son la Obesidad y el Trastorno por atracón.

La Obesidad

  [ver detalle]
en el caso de la obesidad nos encontramos ante un problema que consiste en la acumulación masiva de grasa corporal que conlleva un sobrepeso del 20% de lo que sería el peso ideal de la persona. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido la obesidad como la epidemia del siglo XXI por las dimensiones que ha adquirido a la largo de las últimas décadas, por su impacto en la aparición y desarrollo de otras enfermedades crónicas, por la mortalidad asociada y la merma ocasionada en la calidad de vida de las personas afectadas. Se ha comprobado que los hábitos alimenticios inadecuados (bajo consumo de frutas y verduras, dieta con alto contenido en grasa o el consumo habitual de alcohol) y un estilo de vida sedentario están en la base de esta problemática.

Los objetivos establecidos en el tratamiento de las personas que se ven afectadas por sobrepeso serían los siguientes:
  • Modificación de los hábitos alimentarios
  • Instauración de actividad física
  • Cambios en el estilo de vida

Trastorno por Atracón

  [ver detalle]
en el caso del trastorno por atracón, la alteración en el área de la alimentación consiste en una falta de control sobre la ingesta que se presenta en forma de atracones de grandes cantidades de comida en un período breve de tiempo. Estos atracones causan un gran malestar a la persona pero no incurre en el vómito autoinducido. Por lo cual nos encontramos con pacientes que suelen presentar sobrepeso.

Las medidas a tomar en este caso son:
  • El cambio en los hábitos de alimentación de cara a reducir los atracones.
  • Dar respuesta al requerimiento de la persona para perder peso mediante la incorporación de estrategias conductuales en las que se persiguen reducciones calóricas moderadas.
  • El incremento de la actividad física.