Contacta Ahora


Fobia Social o Ansiedad Social



La fobia social es un temor por una o más situaciones sociales o actuaciones en público, en las que la persona se ve expuesta a gente que no pertenece a su ambito familiar o entorno cercano.También se teme la posible evaluación por parte de los demás y actuar de un modo que sea humillante o embarazoso y que los demás perciban su ansiedad.

Cuando se exponen a situaciones sociales estas provocan respuestas de ansiedad; suelen manisfestarse a varios niveles:

-Nivel Emocional o fisiológico: sienten rubor, sudor de manos, boca seca y palpitaciones, etc.

-Nivel cognitivo: tienen miedo a evaluaciones negativas, tienen expectativas muy altas sobre su propia actuación, es decir, esperan de ellos mismos comportamientos impecables. También tienen memoria selectiva hacia sucesos negativos, estarán muy pendientes de su forma de comportarse y recordarán las situaciones donde no han actuado como les hubiera gustado. Suelen tener creencias desadaptativas sobre su forma de comportarse y de lo que se supone que esperan los demás de ellos.

-Nivel conductual: suelen tener conductas de evitación o de escape de situaciones sociales, o bien prefieren no ir a eventos sociales, o cuando ya están ahí y sienten malestar prefieren abandonarlos.

Al estar tan pendientes de su actuación suelen comportarse de manera poco habilidosa: poco contacto visual, silencios, poca o excesiva sonrisa, tartamudeo…

El origen del problema es multicausal pero hay hipotesis que afirman que es posible que la persona ha podido ser ser objeto de crítica o burla en el pasado y lo vivió de manera muy negativa. También puede haber condicionantes que aumentaran la probabilidad de que esto ocurra, como es la timidez en el colegio, tener bajo autoncepto, asilamiento social en la infancia, la excesiva importancia de lo que opinen los demás,...

Respecto al mantenimiento de la ansiedad antes de una situación social, ellos perciben expectativas de peligrosidad ante esa situación (“esto va a ser peligroso”), unido a la baja sensación de autoeficacia (“no voy a poder”, ”no soy capaz de hacerlo”) y a la anticipación de resultados negativos (“van a notar que estoy nervioso, lo voy hacer fatal”) hace que su malestar y su ansiedad se disparen.

Una vez que ya están nerviosos durante la situación social, aumentan la auto-observación de lo que hacen ("¿cómo estoy actuando?") y empiezan a mandarse mensajes negativos sobre su actuación ("lo estoy haciendo fatal"). Además suelen compararse con personas muy habilidosas socialmente (“mira como ese habla con todo el mundo y está relajado”) y empiezan a distorsionar (“lo voy hacer siempre mal, les voy a caer mal, pensarán que soy idiota”). Esto hace que se pongan más nerviosos y empiecen a bloquearse y a no comportarse de manera natural (iniciar conversaciones, reirse, mantener el contacto visual,…). Toda esta angustia es percibida por el entorno y al final la persona, que está muy agobiada, decide irse, escapar de esa situación.

Al irse encuentra alivio a corto plazo, pero tambien empieza a “rumiar” lo que ha hecho mal, aumenta el miedo a la desaprobación y a la crítica de los otros, aumentan los pensamientos negativos (“soy raro, distinto, a nadie le caigo bien”) dando lugar a un mayor aislamiento y, a la vez, aumenta la dificultad de aprender habilidades sociales.

Más información sobre el tratamiento de fobias.