Contacta Ahora


Los celos en la pareja





Los celos son una respuesta natural ante la amenaza de la pérdida de una relación interpersonal importante para la persona.

Esa pérdida puede ser entendida como dejar de pasar momentos o actividades con esa persona, o también referirse a la pérdida de seguridad sobre uno mismo, ya que es posible que "yo sienta que la otra persona elige pasar su tiempo con otra persona o haciendo otra cosa, en lugar de estar conmigo".

Hay distintas clasificaciones de celos: en contexto familiar (p.ej. entre hermanos), en contexto laboral (hacia compañeros de trabajo), en contexto social (nuevos amigos),… Aquí abordaremos los celos respecto a la pareja. A su vez hay distintos grados de malestar, desde los celos más leves hasta los más patológicos.

Las personas que tienen celos excesivos sufren muchísimo y de alguna manera sienten que algo escapa fuera de su control: parejas, amigos,… por eso es frecuente que ante ese malestar ejerzan control sobre lo que se les escapa de las “manos”, su amigo, su pareja,...

Cuando sienten la amenaza de la pérdida, suele haber cierto pensamiento anticipatorio sobre la idea de que su pareja les va a dejar por otra persona; incluso hay situaciones donde se comparan con otras personas. Además solo se fijan o prestan atención en esos aspectos de su relación de pareja. Ante ese miedo, normalmente en la mayoría de las ocasiones, intentan ejercer más control sobre la persona que anticipan que se está distanciado. Por eso, en el caso de las parejas, es más frecuente que la persona que sufre celos llame más a su pareja, le registre sus pertenencias o haga interrogatorios para averiguar con quién han salido y a dónde.

Estas conductas de alguna manera les generan cierta seguridad y al conocer su respuesta suelen disminuir su malestar. Pero este malestar se reduce durante muy poco tiempo, y esto también afecta a la pareja en quien provoca el efecto contrario, de rechazo o de distanciamiento. A su vez la persona celosa ejerce más control al notar a su pareja distante y comienza un bucle de control-rechazo-control-distanciamiento...

De alguna manera ejercen control para no sufrir y pasarlo mal por si su pareja se enamora de otra persona; pero la persona celosa, en el fondo, ya lo está pasando mal anticipando que esa situación va a ocurrir. Esas conductas de control hacen daño, primero a la persona celosa, que lo vive de manera muy negativa, y por supuesto a su pareja.

Es importante conocer cuáles son los verdaderos motivos que le hacen desconfiar de su pareja, y ver que se esconde detrás de ellos: inseguridad, miedo a la soledad, miedo al abandono, falta de confianza, miedo al sufrimiento,... porque esa manera de relacionarse con su pareja lo que produce es un desgaste personal y un malestar constante hacia sí mismo/a y hacia su entorno.

Más información sobre la terapia para tratar los problemas de celos en la pareja.