Contacta Ahora


¿Por qué no obedece mi hijo? (II)





En este vídeo explicamos algunas técnicas para eliminar aquellas conductas inadecuadas de nuestros hijos.

Como padres es normal querer proteger a nuestros hijos y no nos gusta verlos enfadados, pero es evidente que los niños necesitan cierta disciplina y tener una serie de normas claras; en caso contrario pueden llegar a tener tal libertad que terminará convirtiéndose en exigencias continuas hacia los padres.

Los niños aprenden por distintas vías:

- Aprendizaje vicario: el niño aprende viendo lo que le ocurre a uno de sus hermanos cuando hace algo mal.

- Aprendizaje modelado, por imitación. Desde que nacen los niños imitan lo que ven. Es importante no transmitir instrucciones contrarias o que no se ajustan al comportamiento de la casa.

- Aprendizaje por consecuencias directas. A una acción concreta le sigue una consecuencia inmediata. Si evitamos que las tenga (las consecuencias) estaremos sobreprotegiéndoles.

- Aprendizaje emocional. Aprenden por la repercusión que una acción tiene en la interacción con otras personas.

Las estrategias

:
- Prevención del conflicto. Consiste en estar pendientes en todo aquello que puede ser detonante de un conflicto antes de que se provoque, así reduciremos o eliminaremos las probabilidades de que se produzcan las conductas inadecuadas. Ej. "si vas al parque y un niño te coge un juguete lo tienes que compartir, si no subimos para casa".

- Retirar los reforzadores. Retiramos algo agradable para el niño a raíz de una conducta inadecuada. Debemos hacerlo de forma inmediata, sin amenazas y ser constante; que no sean tus emociones las que marquen la pauta o la norma. Ej. Si tu hijo está jugando y se pone a gritar es importante que le avises de que le dejarás sin juguetes y se los devolverás cuando esté más tranquilo.

- Retirar la atención. Si la acción inadecuada o no deseada (berrinches, pataletas, lloro) no es peligrosa, debemos evitar atender a la misma aunque nos "persiga". Debe aprender que no le haces caso cuando está en ese estado y atenderle cuando está tranquilo. Debes mantenerte en tu postura una vez que eliges no atenderle, pues si no aprenderá otra nueva manera para captar tu atención y provocará un aumento de la conducta inadecuada. En caso de que nos pegue o rompa objetos, debemos enseñarle que ese comportamiento inadecuado tiene consecuencias negativas.

- El tiempo fuera. Retiramos al niño de la actividad que está haciendo a un lugar donde no haya entretenimiento durante cierto tiempo, con el objetivo de que reflexione y hacerle ver que su conducta inadecuada tiene una consecuencia. Le permite relajarse sin tener que utilizar amenazas o gritos.

- Tarea reparadora. El niño deberá restaurar el daño que haya hecho y mejorar la situación anterior a su conducta. La duración de la reparación no debe ser muy larga, reforzarle mientras lo hace, deben ser cosas positivas para el aprendizaje. Explicarles el por qué.

Más información sobre el tratamiento de problemas de conducta infantil.