CORONAVIRUS: EL SÍNDROME DEL AMA DE CASA NOS ALCANZA A TODOS POR IGUAL