DEPRESIÓN MELANCÓLICA, CUANDO NADA VALE NADA