¿EXISTE REALMENTE EL SÍNDROME DE ESTRÉS POST ROMÁNTICO?