PAREJAS CELOSAS: POR QUÉ LAS CELOTIPIAS NO SON NORMALES NI INEVITABLES