¿POR QUÉ NOS DA VERGÜENZA IR AL PSICÓLOGO Y NO AL DENTISTA?