¿QUÉ ES LA BAJA TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN?