SÍ, LA FALTA DE APEGO TIENE CONSECUENCIAS (Y MUCHAS)