CONFLICTOS DE PAREJA Y NAVIDAD, ¿INDISOLUBLES?