Contacta Ahora


Psicólogos infantiles Madrid


Los psicólogos infantiles desarrollan un trabajo de gran importancia con aquellos niños que padecen algún tipo de conflicto. Es evidente que no existe mayor preocupación para un padre que el bienestar de sus hijos. Las revisiones médicas, las consultas que se hacen entre familiares sobre los problemas de sus hijos, la observación respecto a si se encuentran bien o mal, charlas con profesores, etc. suponen una tarea del día a día de las familias, con el único fin de garantizar el bienestar de los menores.

A pesar de todo ello, cada vez más nos encontramos con padres preocupados porque cuando encuentran a sus hijos tristes, agresivos, con problemas para relacionarse o de conducta, problemas de atención, dificultades en la escuela, etc. no disponen de las habilidades suficientes para saber cómo ayudarles a resolverlos.

Cuando un padre no entiende, no comprende, y sobre todo no sabe qué hacer para que su hijo/a se encuentre mejor, siente una gran indefensión, ya que su felicidad es un objetivo prioritario en su vida.

¿CUÁL ES EL PAPEL DEL PSICOLOGO INFANTIL?


Muchas personas piensan que el niño o niña que acude al psicólogo infantil es porque padece algún tipo de trastorno de importancia o gravedad, pero la realidad es bastante distinta. Los psicólogos infantiles se encargan de ayudar a la familia y al menor ante conflictos cotidianos o ante otros menos frecuentes, pero en la mayoría de los casos no tiene por qué estar justificado por un trastorno psicológico infantil. La finalidad del trabajo con el menor es evitar el posible desarrollo de un trastorno, facilitar la adquisición de un estado psicológico positivo y, por supuesto, la aportación de herramientas que le ayuden a resolver los conflictos o dificultades existentes.

En otros casos, cuando el trastorno psicológico está presente, el psicólogo empleará los medios necesarios para poder afrontar y resolver las dificultades ya existentes.

¿Por qué no obedece mi hijo?

Por todos es sabido que no se nos enseña a ser padres o madres. Los libros para las madres durante el embarazo, o para "futuros papás", junto con las conversaciones con padres ya experimentados, es la fuente de conocimiento principal o más extendida en nuestra sociedad. A pesar de ello los padres no siempre son capaces de saber que está sucediendo con sus hijos.

Sabemos que es muy frecuente que determinados problemas se repitan o aparezcan en la gran mayoría de los niños, por ejemplo el miedo a la oscuridad, a los monstruos, a la muerte; o la rebeldía, la agresividad, el desafío, etc. de la etapa de la adolescencia.

Sea como sea, cada niño es distinto, su personalidad es única, y su forma de interpretar las situaciones y de cómo afrontarlas también lo es. Por ello, en ocasiones, las estrategias o técnicas empleadas durante la terapia que para un niño se resuelve con éxito, no tiene por qué dar el mismo resultado en otro.

Dado lo diversas o distintas que somos las personas, entendemos la dificultad y la necesidad de una evaluación amplia de cada caso particular para poder así elaborar un diagnóstico y una terapia específica y adecuada a cada caso.

EN CONSULTA CON NUESTROS PSICOLOGOS INFANTILES MADRID, TERAPIA PARA NIÑOS


Existen distintos factores que preocupan a los padres, pero uno de los más destacados a la hora de tomar la decisión de acudir a un psicólogo infantil, viene justificado por el miedo que tienen a enfrentar a sus hijos a un ambiente “médico-paciente”, donde se le van a realizar una serie de preguntas para obtener respuestas de manera intimidatoria, o también que pudiera generar alguna dificultad para el niño. Así mismo, se siente el temor a que pueda verse etiquetado como un niño con problemas, y las consecuencias que este hecho puedan tener para el menor.

Debemos aclarar este punto ya que no se ajusta a la realidad.

Los niños se expresan de manera distinta a la de los adultos. En ocasiones ni ellos mismos saben identificar lo que les ocurre, o simplemente aún no poseen los recursos necesarios para manifestarlo de forma verbal y clara, y su sintomatología no es entendida por los padres o tutores. Por ello, realizar con un niño una evaluación y/o una terapia similar a la de un adulto no tiene sentido en el contexto en el que estamos hablando.

psicologos infantiles en terapia para niños
El contexto en el que se va a encontrar un niño en nuestro centro, junto con los psicólogos, es un ambiente ameno, divertido, donde el juego, el dibujo, cuentos, etc. son los primeros elementos a destacar en su evaluación. A través de este, se crea un ambiente de ocio y a la vez de trabajo donde los psicologos infantiles, por medio de la observación y la formulación de determinadas preguntas, van obteniendo la información que necesitan para su estudio. En ningún caso el niño se ve expuesto a una entrevista cerrada donde el psicólogo pregunta y el niño responde tras una mesa.

Por otro lado, debemos destacar la importancia que tienen las entrevistas con los padres. Aconsejamos que en la primera cita acudan sin el niño, pudiendo de esta manera informar libremente de los problemas que observan en el menor, sin que este esté este presente.

Así mismo, y en determinados casos, es necesaria la colaboración de los tutores y orientadores que nos ayudan aportando información desde un ámbito distinto al del hogar, como es el colegio. En estos casos el contacto telefónico o incluso el desplazamiento del psicólogo infantil al colegio, permitirá la obtención de los datos necesarios.

En definitiva, la recogida de información sobre las dificultades o necesidades del menor, a través de la observación del niño, la información escolar, familiar y social del mismo, son fuente importante de evaluación para su posterior diagnóstico. Todo ello determinará el tratamiento a realizar y las pautas necesarias que deberán seguir los adultos.