Contacta Ahora


Trastorno Obsesivo Compulsivo


El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de la ansiedad donde las obsesiones y los rituales son sus características principales.

Una de las características de personalidad que definen a un TOC es que suelen ser personas con una alta necesidad de control, tanto situacional como emocional, temen la incertidumbre y no toleran no saber que va a ocurrir o vivir con la duda. Suelen ser rígidas, con normas y hábitos establecidos. No les gusta que existan cambios pues les genera una alta ansiedad. Es frecuente que vivan en una duda constante ante la toma de decisiones simples, pues necesitan asegurarse continuamente que, decidan lo que decidan, esa es la decisión correcta y no la otra.

Trastorno Obsesivo Compulsivo, diferencia entre un pensamiento obsesivo y uno de carácter normal


Un pensamiento obsesivo no es deseado por la persona, se escapa de su control y manejo, además no puede evitarse y su aparición es recurrente en el tiempo. Aparece de forma repentina y genera altos grados de malestar. La persona reconoce la falta de sentido que tiene pensar de esa manera, pero en el momento que surge no es capaz de manejarlo por sí misma para que desaparezca, o no produzca inquietud o ansiedad ante las consecuencias catastróficas que pueden avecinarse por el simple hecho de haberlo pensado.

No todas las personas presentan el mismo tipo de obsesión, de hecho el contenido puede ser de distinta índole, como:

  • Pureza, suciedad o contaminación
  • Orden o simetría
  • Temas religiosos o metafísicos
  • Temas morales o sexuales
  • Temas relacionados al miedo a hacer daño o a la violencia
  • Enfermedades o muerte

Compulsión

Obsesiones, ¿Cómo controlar mis pensamientos obsesivos?


Una persona con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), una vez surge el pensamiento o las ideas obsesivas, intentará evitarlos pues teme que pueda hacerse realidad y en consecuencia, y dependiendo del carácter del mismo, pueda surgir algo malo, catastrófico o dañino para los otros.

La forma que utiliza para que la ansiedad producida por el pensamiento disminuya es la realización de un ritual o compulsión que minimice o elimine los efectos no deseados. Para ello realizará a nivel de conductas o actos mentales comportamientos repetitivos que alivien su malestar por la presencia de ese pensamiento. Estos actos frecuentemente son exagerados o excesivos, pudiendo la persona llegar a reconocer la insensatez de esa actividad pues no guarda ningún tipo de coherencia o carece de sentido lógico. A pesar de ello, la compulsión es la única que podrá eliminar el malestar hasta la futura aparición del mismo.

Los rituales no tienen por qué ser siempre visibles, también pueden ser encubiertos como contar en silencio, repetir frases u otros. La compulsión brindará un estado pasajero de alivio; en ocasiones solicitan la ayuda de otros para llevar a cabo sus compulsiones.

Trastorno Obsesivo Compulsivo - Clasificación


La clasificación del tipo de Trastorno obsesivo Compulsivo (TOC) dependerá del tipo de estímulo que produce la ansiedad y del que lo reduce.

Clasificación de los rituales según su forma:

  • Lavadores y limpiadores: su obsesión es la limpieza o el peligro de la contaminación.
  • Verificadores y comprobadores: revisan una y otra vez para evitar que suceda lo temido.
  • Repetidores: repiten algo con la finalidad de evitar el pensamiento obsesivo.
  • Ordenadores: buscan la simetría o el orden.
  • Acumuladores: coleccionan objetos insignificantes.
  • Ritualizadores mentales: representan imágenes o pensamientos de forma repetitiva con el fin de reducir las ideas o las imágenes obsesivas.
  • Obsesivos puros: temen cometer errores o situaciones que desencadenan pensamientos o imágenes obsesivas. Ante ellas elaboran un diálogo interno entre el pensamiento obsesivo y el pensamiento tranquilizador.

Trastorno Obsesivo Compulsivo - Tratamiento


Es muy importante la realización de una evaluación exhaustiva del tipo de obsesión del paciente y su contenido, así como averiguar qué teme el paciente si no realiza el ritual; es el punto de partida de nuestros psicólogos de Madrid para elaborar el programa de tratamiento.

Desde la terapia cognitivo conductual, ayudamos al paciente a conocer su problema y el por qué surge y se mantiene en el tiempo. Esta información produce un gran alivio pues el paciente ya es consciente de lo que le pasa y que existe tratamiento para ello.

También entrenamos al paciente en nuevas habilidades y aportamos recursos no empleados ni conocidos por él, con el fin de evitar la realización del ritual o rituales que lleva a cabo.

El empleo de hojas de registros donde el paciente identifique la obsesión y la compulsión, el nivel de ansiedad o momentos del día en el que surge, entre otros, nos aportará una fuente de información muy importante para el tratamiento.

La técnica más empleada se denomina “prevención de respuesta”. Con esta técnica exponemos al paciente a evitar la realización del ritual o, al menos en un inicio, a retardarla, con el fin de que la ansiedad se vea disminuida sin necesidad de dicho ritual.

En ocasiones, en los casos de carácter más grave, podrá ser recomendable la utilización de fármacos que ayuden al éxito de la terapia.

Actualmente los resultados de la terapia cognitivo conductual presentan un importante porcentaje de éxito en el tratamiento del Trastorno Obsesivo Compulsivo; siendo conocedor de lo importante que es la motivación para el cambio y el afrontamiento de las dificultades que se puedan presentar, el paciente poco a poco irá reconociendo los cambios que va experimentando y cómo esto influye en una mejora progresiva de su calidad de vida.